REHOGADO DE GUISANTES CON ATÚN

Otra manera de comer guisantes, muy, pero que muy, apetecible.

En el caldero echamos el aceite de oliva de una lata pequeña de atún y en el sofreímos ligeramente media cebolla y dos dientes de ajo.

Pelamos y cortamos un par de papas del tamaño más o menos de los guisantes y las echamos al caldero, agregamos un chorrito de vino blanco, tomillo, orégano, una cucharadita de sal y una hoja de laurel.

Añadimos un vaso de agua, solamente que cubra las papas y dejamos hervir durante cinco minutos.

A continuación añadimos un kilo de guisantes finos congelados junto con otros dos vasos de agua y ponemos el fuego al máximo hasta que se descongelen los guisantes (cuando estén descongelados la idea es que estén cubiertos ligeramente de agua, si nos faltase añadimos más). En ese momento añadimos 200 ml  de tomate frito y  el contenido de dos o tres latas pequeñas de atún bien escurridas, removemos bien.y removemos bien y dejamos que hierva hasta que los guisantes estén hechos (8-10 minutos si son finos).

Y como toque final agregamos dos o tres huevos (que salaremos ligeramente) y removemos de nuevo como para hacer un revuelto, apagamos el fuego enseguida y ya estará listo nuestro rehogado.

Nota: Se puede hacer sin papas y pueden ser huevos duros también, ya no sería como un revuelto pero estará muy rico y sobre gustos… ya se sabe.

Esta entrada se publico el lunes, marzo 10th, 2014 a las 17:41 y esta guardado en LEGUMBRES. Puede seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante la fuente RSS 2.0. You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

Escriba un Comentario



*

Para continuar navegando por este blog debes aceptar el uso de cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Cerrar