QUEQUE HIPERMEGAFÁCIL DE LIMÓN VERSIÓN 2.0.

Una de las recetas de mi blog que más éxito tiene entre quienes lo leen es el queque hipermegafácil de limón y si es así ¿por qué cambiarlo?. La respuesta es sencilla, hay que innovar, y en la cocina innovar es sinónimo de nuevas recetas, claro está que algunas resultan un fiasco pero en este caso el queque ha sido mejorado y sólo con el cambio de dos ingredientes.

Hay muchas recetas de queques, que si separa las yemas de las claras, que si monta las claras a punto de nieve, que si tamiza la harina, quita, quita, todo eso supone mucho cacharro y mucho lío, sin menospreciar a ninguna de esas recetas, pero teniendo en cuenta que hoy por hoy el tiempo que tenemos es poco y que a veces por no hacer nuestro propio queque lo compramos hecho cuando el nuestro es mucho más sano. Pues ya te digo yo que esta receta no falla, que te sale un queque superesponjoso, que todo lo haces en un cacharro y que no ensucias nada. Prepararlo te llevará seis minutos no más, quizá lo más difícil sea esperar los 35 minutos que estará en el horno y otros más para que se enfríe. Sí, definitivamente, esa parte es la más difícil de esta receta.

Lo primero es encender el horno a 180º para precalentarlo.

Yo tengo una jarra de esas medidoras de un litro de capacidad, pues ahí lo hago todo.

Meto tres huevos, un yogur de vainilla (puede ser desnatado), una cucharadita de aroma de limón (la marca Vahine se consigue en cualquier super y es la que yo uso), dos medidas del yogur de azúcar, una de aceite y cuatro o cinco granos de sal gorda.Ahora añado dos medidas del yogur de harina, pongo un sobre de levadura royal y por último otra medida más de harina (tres en total). Y bato todo esto muy bien, si, sí, todo junto y con la minipimer de toda la vida.

La receta es sencilla y sólo se bate una vez, no hay que batir los huevos primero ni nada de eso, pero si es importante respetar el orden en el que se ponen los ingredientes.

Ahora bates que te bates y ponemos el resultado en un molde de queques, de esos con el agujero en el medio y previamente untado con aceite y espolvoreado ligeramente de harina para que no se nos pegue. Y lo metemos sobre la rejilla del horno a media altura durante 35 minutos.

Lo sacamos, cuando esté tibio lo desmoldamos y a esperar que se enfríe.

Esta entrada se publico el martes, noviembre 12th, 2013 a las 17:49 y esta guardado en PASTELERÍA. Puede seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante la fuente RSS 2.0. You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

Escriba un Comentario



*

Para continuar navegando por este blog debes aceptar el uso de cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Cerrar