QUICHE DE CEBOLLA, BACON Y QUESO

Tan suave y deliciosa, esta tarta salada hará las delicias de una cena especial y a pesar de lo que pueda parecer resulta muy ligera.

Forramos un molde con papel vegetal para que no se nos pegue la quiche, descongelamos a temperatura ambiente una lámina de masa quebrada, la ponemos sobre el papel adecuándola bien al molde y le hacemos unos agujeros con un tenedor, también a los bordes y la introducimos en el horno sin precalentar durante quince minutos a 210º (hasta que tome un ligero color dorado). Este paso es imprescindible para que aguante el relleno después sin reblandecerse.

Mientras sofreímos en una sartén una cebolla bien picadita y cuando esté medio pochada añadimos unas tiras de bacon también picadas finamente (yo,  para picar ambas cosas usé el accesorio picador de la batidora). Reservamos.

Aparte batimos bien tres huevos, una lata de leche evaporada, media cucharadita de sal, una tirada de nuez moscada y pimienta negra al gusto.

Sacamos la base del horno, sobre ella esparcimos la cebolla, el bacon y añadimos queso rallado de nuestro gusto (unos 100 o 150 gramos), volcamos la mezcla de los huevos sobre la masa e introducimos en el horno a 210º unos 25 o 30 minutos hasta que veamos que coge un ligero color tostado y al pincharla con un palillo éste sale limpio, señal de que ha cuajado.


Esta entrada se publico el domingo, septiembre 2nd, 2012 a las 12:11 y esta guardado en ENTRANTES, HUEVOS Y TORTILLAS. Puede seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante la fuente RSS 2.0. You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

Escriba un Comentario



*

Para continuar navegando por este blog debes aceptar el uso de cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Cerrar