STRUDEL DE PERA

Strudel es una palabra alemana que significa remolino. Y remolino de olores el que se originó en casa haciendo este delicioso postre que además recomiendo a todos probar porque es muy fácil de hacer.

En primer lugar, y para que no se nos olvide, pondremos en remojo un puñado generoso de pasas en un poco de licor o coñac para que se hidraten.

En una sartén con una cucharada de mantequilla rehogaremos cuatro peras (se puede hacer también con manzana, de hecho es lo típico) picaditas en trocitos como si fueran papas para una tortilla, y le espolvorearemos una cucharada sopera de azúcar por encima, cuando estén blanditas añadiremos dos puñados de nueces picaditas a nuestro gusto, las pasas y media rebanada de pan de molde tostado y picadito como las peras. Agregamos canela si nos gusta más y si no como en mi caso pues ponemos nada, un ligero toque para dar aroma nada más.

Apartamos del fuego, removemos bien y ponemos este relleno sobre una lámina de hojaldre bien colocadito en en el centro haciendo una montañita a lo largo del hojaldre, cubrimos con el resto del hojaldre y hacemos unos cortes con el cuchillo formando cuadritos, nos mojamos las manos con agua y se las pasamos por encima (esto ayuda a que se dore) por último espolvoreamos con un poco de azúcar y horneamos 20 minutos a 200º previamente precalentado.

Esta entrada se publico el sábado, febrero 27th, 2010 a las 20:10 y esta guardado en PASTELERÍA. Puede seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante la fuente RSS 2.0. You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

Escriba un Comentario



*

Para continuar navegando por este blog debes aceptar el uso de cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Cerrar