PESCADO A LA PORTUGUESA

DSCN1431

Los que me siguen saben que no soy muy amante del pescado, esa es la verdad, pero, claro está, que hay que consumirlo por lo sano que es. Con el pescado me pasa un poco como con las lentejas que no me gustan nada, yo creo que menos que el pescado, pero debo de ser masoquista porque con lo que me encantan el resto de la legumbres la lenteja es la que más cocino, porque sé que es rica en minerales y sobretodo en hierro. Yo soy de esas cocineras que aunque algo no me guste si le reconozco su insustituiblidad en una dieta equilibrada allá que me obligo a comerlas y así es como me va con las lentejas y el pescado que continuamente busco nuevas recetas que «camuflen» su sabor.

Este pescado a la portuguesa que les indico es muy fácil de hacer es de principiates y sin embargo, hay que reconocerlo, es muy resultón y sabroso.

Por un lado hacemos un sofrito con una cebolla y medio pimiento rojo y medio verde cortados en juliana (tiritas) y también tres dientes de ajo.

Por otro lado, cogeremos un kilo de pescado ya sea merluza, panga, cherne o corvina en cualquier caso en filetes, los salamos para después pasamos por huevo seguidamente por una mezcla de harina, ajo en polvo y perejil picado para luego dorarlos ligeramente en una sartén con un fondo nada más de aceite. Y vamos reservando los filetes en un platito aparte.

A todas estas, el sofrito ha de estar, pues bien, es el momento de agregarle 200 ml de tomate frito (medio bote), tres vasos de agua,  un par de puñados de guisantes congelados, una cucharada de vinagre, dos hojas de laurel, tomillo, sal y otro poquito de pimienta y si nos sobró algo de la harina lo añadimos también, ahora metemos en el caldero con cuidadito que no se parta el pescado, y el agua ha casi de cubrirlo, si todavía le faltase agregamos más.

Es ideal para esto, cocinar el pescado en un caldero de fondo ancho para que el pescado no se nos amontone demasiado.

Pasados diez minutos de que el pescado haya estado hirviendo a fuego suave y destapando comprobamos el punto de sal y si ya estuviera a nuestro gusto tapamos el caldero y apagamos el fuego que sólo nos queda deleitarnos con él.


Esta entrada se publico el sábado, noviembre 14th, 2009 a las 13:27 y esta guardado en PESCADO. Puede seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante la fuente RSS 2.0. You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

Escriba un Comentario



*

Para continuar navegando por este blog debes aceptar el uso de cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Cerrar